En este artículo vamos a explicar a grandes rasgos cómo es la estructura de la piel, cuántas capas de piel tenemos, cuáles son las capas de la piel, cuál es su composición fundamental y las funciones de cada una de las capas que la forman.

¿Cuántas capas tiene la piel?

La piel se encuentra dividida en dos capas principales: la epidermis, que es la más externa, y la dermis, que es la interna. Debajo de la dermis se encuentra el tejido subcutáneo (hipodermis).

Las capas de la piel dibujo
Las capas de la piel

Capas de la piel: Epidermis

La epidermis es la capa más externa de la piel, es la más delgada, y nuestra principal barrera entre el cuerpo y el exterior. Tiene cinco estratos: basal (el más interno), espinoso, granuloso, lúcido y córneo (el más externo).

Las células principales que la forman se llaman queratinocitos. Estas células tienen un ciclo de vida característico que empieza en la parte basal (donde nacen) y termina en la capa más superficial de la epidermis, donde mueren y terminan por desprenderse: se produce la descamación (ya sabes, esos pequeños pellejitos que hacen que se renueve la piel son esas células, que han acabado su ciclo).

En la epidermis también hay melanocitos que nos protegen de la radiación solar y dan lugar a los distintos colores de la piel. Además, también podemos encontrar linfocitos y las células de Langerhans, que son los que se encargan de darnos la protección inmunológica que nos pueda proporcionar esta capa externa.

Capas de la piel: dermis

La dermis es la siguiente de las capas, la más extensa, y la que le da a la piel flexibilidad y fuerza. Esto es debido a que tiene gran cantidad de fibras de colágeno y otras.

La elasticidad de la piel se mantiene en parte gracias a la ayuda del mecanismo de hidratación, pues encontramos en esta capa una matriz extracelular capaz de contener agua, permitiendo que la piel esté turgente.

En la dermis es donde se encuentran los receptores de las sensaciones (presión, dolor, etc.). Cuenta con terminaciones nerviosas. Tiene pequeños vasos sanguíneos que proveen nutrientes a la piel y retiran todos los desechos que se acumulen en ella.

La dermis se divide en dos capas: estrato papilar y estrato reticular. Este último estrato contiene reticulocitos (glóbulos rojos inmaduros), además de mastocitos (que regulan los procesos inflamatorios y alérgicos) y macrófagos (que fagocitan – se comen – los cuerpos extraños que se introducen en nuestro organismo, como las bacterias, y sustancias de desecho del tejido). Además, en esta capa se encuentran los anexos cutáneos: córneos (pelos y uñas) y glandulares (⭐glándulas sebáceas⭐ y glándulas sudoríparas).

Las capas de la piel: tejido subcutáneo

El tejido subcutáneo se encuentra situado debajo de la capa anterior, y se une a la dermis y a los tejidos subyacentes mediante fibras colágenas. Constituye principalmente una reserva de grasa, dispone de nervios, y de numerosos vasos sanguíneos que aportan sangre a las capas anteriores.

 

¿A que la piel de la palma de las manos es distinta a la piel de los brazos?

Podemos distinguir dos tipos de piel: una piel fina, que tiene pelos y glándulas sebáceas, que es de la que más tenemos; y otra, más gruesa sin pelos ni glándulas sebáceas, en las palmas de las manos y plantas de los pies. En la siguiente imagen puedes ver sus diferencias estructurales:

Las capas de la piel

Además, la superficie de la piel presenta surcos, hendiduras y líneas. No es lisa. Piensa en las huellas dactilares, que permanecen inalterables y se regeneran con un patrón idéntico en nuevas capas de piel.

Huella dactilar

Las arrugas son líneas particularmente notorias alrededor de los ojos, boca y en el cuello. Normalmente son causadas por el paso de la edad, pues la piel se hace más seca, pero también por demasiada exposición a la luz ultravioleta, que acelera el proceso de envejecimiento natural de la piel, a expresiones faciales repetitivas, y a otros.

Los pliegues y surcos son como arrugas, pero menos acentuadas. Están siempre presentes en todos nosotros, sobre la cara dorsal de ciertas articulaciones: codos, rodillas, dedos, muñecas…

Los poros cutáneos, que son el orificio externo del canal de salida de una glándula sudorípara o sebácea (que si se ensucian y se obstruyen, ¡aparecen los puntos negros!)

 

Más contenidos en www.loreseek.com
Síguenos en Twitter: @LoreSeekWeb y en Facebook: LoreSeekWeb
Estamos en Instagram: @loreseek

Artículo anteriorSales minerales
Artículo siguienteÓsmosis

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí