Inicio Divulgación La membrana plasmática

La membrana plasmática

0
La membrana plasmática

La membrana plasmática es una envoltura delgada de unos 75 Å de espesor (1 Å = 0.0000000001 m) que rodea a la célula y la separa de su medio externo. No es una estructura visible al microscopio óptico. Se encuentra formada por lípidos (fosfolípidos, esfingolípidos, colesterol), proteínas (estructurales y enzimáticas) y glúcidos (oligosacáridos).

Composición de la membrana plasmática

La membrana celular está compuesta casi en su totalidad por proteínas y lípidos anfipáticos. Normalmente la masa total de proteínas supera a la de lípidos. También contiene pequeñas cantidades de glúcidos en forma de oligosacáridos unidos covalentemente a las proteínas o a los lípidos (glicoproteínas y glucolípidos). A veces, estos azúcares aparecen en la cara externa de la membrana, dando lugar al glucocálix. Además, las membranas que forman el sistema membranario interno de las células eucariotas tienen una estructura y una composición muy parecidas a la de la membrana plasmática.

Lípidos

Los lípidos que aparecen en las membranas plasmáticas son moléculas anfipáticas, fosfoglicéridos, esfingolípidos y colesterol u otros esteroles afines. Las proporciones relativas de los lípidos en la membrana plasmática varían según el tipo de célula. Cabe decir que las membranas presentes en los distintos tipos celulares poseen una composición en lípidos característica. Además, dentro de un mismo tipo celular, la composición puede variar entre los diferentes orgánulos.

Proteínas

La composición en proteínas de la membrana plasmática varía según la célula esté especializada en determinadas funciones. Como regla general, una membrana posee centenares de proteínas diferentes, la mayoría especializadas en el transporte de solutos específicos a su través. Encontramos dos tipos de proteínas constituyentes de las membranas, según su posición en ella, las proteínas integrales y las periféricas.

Proteínas integrales (intrínsecas). Estas proteínas están íntimamente asociadas a la bicapa, y resulta difícil extraerlas. Una parte grande de la proteína se encuentra sumergida en la bicapa lipídica estableciéndose interacciones hidrofóbicas. Algunas atraviesan la membrana de lado a lado (proteínas transmembrana). Otras, lo hacen sólo en parte.

Proteínas periféricas (extrínsecas). El grado de asociación de estas proteínas con la bicapa lipídica es mucho más débil. Las proteínas periféricas se encuentran unidas a las cabezas polares de los lípidos. O también a proteínas integrales mediante interacciones débiles. Pueden liberarse de la membrana. Algunas están unidas covalentemente a lípidos de la bicapa y se liberan por acción de enzimas específicos.

Propiedades de la membrana

Las membranas plasmáticas poseen una serie de propiedades.

Son asimétricas. Las dos caras de la bicapa son distintas. Esto es algo que se debe a la presencia de oligosacáridos en la cara externa y a ligeras variaciones en la distribución de  los fosfolípidos.

Permeabilidad selectiva. La membrana plasmática es permeable a moléculas lipófilas e impermeable a moléculas hidrófilas polares o con cargas eléctricas.

Es fluida. La fluidez se debe a que los lípidos componentes de la membrana pueden desplazarse.

Especificidad funcional. Según sea la composición de la membrana de los distintos tipos de células, desarrollarán unas funciones u otras de forma más específica.

Es unitaria. Esto significa que esta estructura está presente en todas las células. Además, incluso aparece en algunos orgánulos.

Funciones

Son varias y muy importantes las funciones de las membranas plasmáticas. Fundamentalmente separa a la célula del medio externo y controla el intercambio de sustancias con el exterior.

Se dice que la membrana plasmática tiene una permeabilidad selectiva. Esto significa que la membrana limita a la célula e impide el paso de muchas sustancias. Se trata de una membrana impermeable a sustancias hidrosolubles, iones y a la mayoría de las moléculas biológicas. Es permeable a sustancias hidrófobas.

Además, la membrana plasmática controla y conserva el gradiente electroquímico entre fuera y dentro de la célula.

También, mediante las glicoproteínas que posee, es capaz de intercambiar señales entre el medio externo y el medio celular.

La membrana de las células participa en la inmunidad celular. Esto es gracias a que en ella se localizan algunas moléculas con propiedades antigénicas relacionadas, por ejemplo, con el rechazo en trasplantes de tejidos u órganos.

Por último, señalar que a través de la membrana plasmática se realiza los procesos de endocitosis y exocitosis celular. La endocitosis se relaciona con la captación de partículas de gran tamaño, la exocitosis con la expulsión de sustancias al exterior.

 

Más contenidos en www.loreseek.com
Síguenos en Twitter: @LoreSeekWeb y en Facebook: LoreSeekWeb
Estamos en Instagram: @loreseek