Las sales minerales son moléculas inorgánicas que aparecen en los seres vivos en cantidades variables, como máximo en un 5%. La presencia de estas biomoléculas inorgánicas es muy importante en la realización de muchas funciones vitales.

Generalmente, las sales minerales son combinación de cationes (iones con carga positiva) y aniones (iones con carga negativa). Suelen clasificarse fundamentalmente en sales insolubles precipitadas, sales solubles disueltas y sales constituyentes de moléculas orgánicas.

Sales insolubles precipitadas

Las sales minerales insolubles precipitadas constituyen las estructuras sólidas de protección y sostén, como serían conchas, caparazones, huesos, etc. de muchos animales.

Por ejemplo, el carbonato cálcico (CaCO3) lo podemos encontrar como componente fundamental en las conchas de moluscos. El fosfato cálcico (Ca3(PO4)2) podemos encontrarlo en los huesos. Y la sílice (SiO2) en el caparazón de las algas diatomeas.

Sales minerales

Sales minerales solubles disueltas

Las sales solubles disueltas son aquellas que se encuentran en los organismos disociadas en sus iones. Algunos de las funciones que realizan son la de regulación del pH mediante el llamado efecto tampón, intervienen en los equilibrios de los procesos osmóticos, etc. Estas sales también intervienen en fenómenos biológicos, como el catión calcio (Ca2+), que interviene en el control de la contracción muscular; los iones potasio (K+) y sodio (Na+), en la transmisión del impulso nervioso; otras son necesarias en la activación de procesos enzimáticos…

Sales constituyentes de moléculas orgánicas

Los iones (cationes y aniones, componentes de las sales minerales) pueden asociarse a algunas moléculas de los organismos vivos, permitiéndoles realizar funciones que por sí solas no podrían.

Algunos ejemplos importantes son el caso de la hemoglobina, los citocromos y la clorofila.

La hemoglobina contenida en los glóbulos rojos puede unirse al oxígeno y desprenderse de él gracias a la presencia de un catión hierro(II) (Fe2+). Los citocromos, proteínas muy importantes para obtener energía, actúan como transportadores de electrones porque poseen un catión hierro(III) (Fe3+). La clorofila captura energía luminosa en el proceso de fotosíntesis por contener un catión magnesio (Mg2+) en su estructura.

Cloroplasto
Cloroplasto

Para que nuestro cuerpo se encuentre en condiciones óptimas, debemos incluir en la dieta ciertas cantidades de sales minerales

De todo esto, se puede deducir que para que nuestro cuerpo se encuentre en condiciones óptimas, debemos incluir en la dieta ciertas cantidades de sales minerales, siempre mediante una alimentación equilibrada. Ciertas de estas sales minerales deberán incluirse en la dieta en cantidades superiores, como el sodio y el calcio. Y otras, en cantidades más pequeñas, como en el caso del hierro y del zinc.

Algunas de las fuentes alimentarias de estas sales son la sal de mesa, que es fuente de sodio y cloro; la leche y sus derivados, que son fuente de calcio y de potasio; las legumbres contienen hierro y calcio; el pescado posee fósforo, flúor y yodo; las carnes son muy ricas en hierro; el zinc se puede obtener por la ingesta de verduras y huevos; las frutas son fuente de magnesio y de potasio…

 

Más contenidos en www.loreseek.com
Síguenos en Twitter: @LoreSeekWeb y en Facebook: LoreSeekWeb
Estamos en Instagram: @loreseek

Artículo anterior¿De qué murió Marie Curie?
Artículo siguienteLas capas de la piel

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí